“Nicaragua debe abrirse al concierto de las naciones”. Monseñor Rolando Alvarez
“Nicaragua debe abrirse al concierto de las naciones”. Monseñor Rolando Alvarez

“Nicaragua debe abrirse al concierto de las naciones”. Monseñor Rolando Alvarez

“En este camino que nos lleva a celebrar el Bicentenario, Nicaragua debe abrirse al concierto de las naciones y las naciones al concierto que debe existir en Nicaragua. No podemos cerrarnos o aislarnos de los demás y los otros no deben cerrarse o aislarse de nosotros”, dijo Monseñor Rolando José Alvarez Lagos, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, durante la Santa Misa el domingo 5 de septiembre 2021, en la Iglesia Catedral San Pedro, Matagalpa.

Lee el mensaje:

“Hoy decimos a Nicaragua: Effeta, que quiere decir “Ábrete”. Apertura a los demás, a sus opiniones y criterios, como expresión de una organización social plural. Precisamente abrirse al otro nos posibilita ser grande y constituirnos como nación porque del yo se pasa al tú y sólo así se construye el nosotros, respetando la dignidad de cada persona. Abrirse al de la otra acera, al de la otra cancha; abrirse sin miedo al que propone otros caminos de paz, de justicia y libertad.

Caminos de independencia, de autonomía, pero también de interdependencia. En este camino que nos lleva a celebrar el Bicentenario, Nicaragua debe abrirse al concierto de las naciones y las naciones al concierto que debe existir en Nicaragua. No podemos cerrarnos o aislarnos de los demás y los otros no deben cerrarse o aislarse de nosotros. Pero también, ese Ábrete, es una fuerte exhortación a abrirnos a las necesidades, sufrimientos y dolores de los que viven en carne propia el impacto de la pandemia, y de todos los que experimentamos las consecuencias de la crisis social, política y económica, escapando del egoísmo personal, social, político y económico, como si fuera una crisis que no nos afectara a todos.

Puedes leer: Padre Dámaso Suazo, recordado por su sencillez y entrega al servicio

Abrirse para escapar al egoísmo y la cerrazón del corazón. Abrámonos unos a otros, sin exclusión ni exclusividades. Abrirse al respeto y el perdón para vivir en justicia y libertad. Sólo así podremos escuchar la voz del Señor que dice a los de corazón apocados u opacados: Animo, no tengan miedo. He aquí que su Dios… viene para salvarlos”.

Fotografías y redacción: Manuel Antonio Obando Cortedano.

Diócesis Media.

Deja una respuesta