“Nicaragua, el Señor cambia el agua de la tristeza en el vino de la libertad”. Monseñor Rolando Alvarez
“Nicaragua, el Señor cambia el agua de la tristeza en el vino de la libertad”. Monseñor Rolando Alvarez

“Nicaragua, el Señor cambia el agua de la tristeza en el vino de la libertad”. Monseñor Rolando Alvarez

 “Nosotros confiamos que el Señor viene en nuestro socorro y que un día veremos su grandeza ante los nicaragüenses, veremos cómo se apiada de Nicaragua y descubriremos como el Señor cambia el agua de la tristeza en el vino de la libertad”, dijo Monseñor Rolando José Alvarez Lagos, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, al presidir la santa Misa y administrar el sacramento de la Confirmación, a las 8:00 de la mañana del domingo 5 de diciembre 2021, en los predios del colegio San Luis, perteneciente a la parroquia Divina Misericordia en Sébaco.

En la celebración fue acompañado por el párroco, padre Uriel Vallejos y por el padre Sadiel Eugarrios, vicario de la Iglesia Catedral.

En su mensaje dijo que tanto dolor que hay en el corazón de los nicaragüenses es utilizado por el demonio para llenar al pueblo de desesperanza: el desempleo, la migración, familias muchas veces completas que abandonan el país en busca de un futuro mejor, “todo eso nos desangra el corazón. Como no me va a desangrar el corazón cuando se me acercan adolescentes de 14 años y me dicen: Deme la bendición que la otra semana me voy del país”.

Puedes leer: OCTAVO DIA DE NOVENA EN HONOR A LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA

“A todos, eso nos parte el corazón, seguramente entre ustedes tienen conocidos que se han ido del país, porque nuestra patria, por la ambición de los ambiciosos no les pudo ofrecer un mejor futuro, y ahí fácilmente el corazón del pueblo se puede apagar y puede ser como un hueso seco del que habla el profeta Ezequiel, pero hoy se nos dice en las lecturas: Vístete con un traje de esplendor y alegría. Quiere hermanos, el Señor, que ustedes se llenen de alegría y esperanza”.

Alegría y esperanza en el Señor:

“Nosotros mantenemos una alegría y esperanza que está puesta en el Señor que cumple su palabra, que cumple su promesa, y eso lo dice hoy en la primera lectura del profeta Baruch: Dios mostrará su grandeza a cuantos viven en el cielo. Nosotros confiamos que el Señor viene en nuestro socorro y que un día veremos su grandeza ante los nicaragüenses, veremos como se apiada de Nicaragua y descubriremos como el Señor cambia el agua de la tristeza en el vino de la libertad”.

Nicaragua y descubriremos como el Señor cambia el agua de la tristeza en el vino de la libertad.

“En la navidad no olvidemos que Dios viene victorioso a salvarnos a los nicaragüenses, Dios vendrá victorioso, esa es nuestra alegría y esperanza y cuando la estén perdiendo recuérdense del Dios hecho Niño que viene a darnos su triunfo. Ese es el regalo que el Señor les da en la Confirmación, y que viene hecho Niño a darnos su triunfo. Así sea”, finalizó.

Redacción y fotografías: Manuel Antonio Obando Cortedano.

Diócesis Media

Deja una respuesta